Las 10 mejores razones para usar cannabis

Las 10 mejores razones para usar cannabis

A medida que el espacio del cannabis crece, saca a flote los estereotipos que ya existían. No sólo sobre la planta como medicina, sino también sobre aquellos que la usan. Con nuevas investigaciones que se siguen desarrollando, podemos comenzar a alterar la percepción que la sociedad tiene sobre el uso de cannabis. Empezando con este top 10 de los usos médicos del cannabis y por qué pueden hacer una diferencia significativa.

1. Manejo del dolor crónico

Según una encuesta publicada en 2012 por el Centro Nacional de Salud Complementaria e Integral, más del 10% de la población de Estados Unidos ha sufrido de un dolor recurrente todos los días durante los tres meses anteriores a la encuesta. Y más de la mitad de la población de E.E.U.U reportó haber experimentado algún tipo de dolor en el mismo periodo. [1]

En conjunto con estos números llamativos, vienen costos altos. No sólo el costo de analgésicos puede ser alto, sino que también puede ser la causa de los salarios perdidos. El costo anual total directo e indirecto por dolor crónico en los Estados Unidos se estima en $249 mil millones. [2] La oportunidad de usar cannabis como una alternativa económica pero efectiva es tremenda.

Normalmente, los opioides o analgésicos son prescritos para tratar dolores crónicos. Es bien sabido que ambos medicamentos son adictivos y tóxicos, además de causar efectos secundarios que dañan la salud.  Por otro lado, el cannabis medicinal ha demostrado ser un tratamiento bastante efectivo y seguro para el dolor crónico. Pacientes que sufren de dolores crónicos del sistema nervioso, con regularidad notan mejoría después de usar el cannabis medicinal y tienen muy pocos efectos secundarios.

2. Adicción al opioide

La adicción y sobredosis del opioide ha ido en incremento en la sociedad actual. Sin embargo, recientes investigaciones han demostrado que el cannabis, especialmente CBD, puede ayudar a tratar la adicción al opioide. Los opioides tradicionales están asociados con provocar un alto riesgo de adicción, además de consecuencias fatales cuando la dosis no es adecuada. El cannabis ofrece beneficios similares al opioide, pero con menos riesgos y consecuencias para la salud.

El CBD puede inhibir comportamientos adictivos al mismo tiempo que ayuda al individuo a lidiar con el estrés. Los beneficios del cannabis para los pacientes con adicción son que puede ayudar a vencer la adicción con menores posibilidades de recaer. Si el cannabis se utiliza en conjunto con terapia, los efectos calmantes del cannabis pueden ayudar a mejorar la eficacia de ésta.

La legalización de la marihuana medicinal en veintiocho estados de los Estados Unidos, fue asociada con dramáticas reducciones de hospitalizaciones relacionadas con dependencia o abuso de opioide y sobredosis de opioides sin asociación con las hospitalizaciones relacionadas con la marihuana. [3]

3. Antinflamatorio

Los espasmos musculares, contracciones nerviosas y lesiones son muy comunes, y pueden variar desde situaciones menores, como músculos tensos, hasta aquellos causados por enfermedades como esclerosis múltiple o esclerosis lateral amiotrófica (ELA). El tratamiento común incluye la prescripción de drogas y otros métodos alternativos.

A través de diferentes estudios, el Cannabis ha demostrado que tiene propiedades antinflamatorias bastante efectivas. El uso de cannabis puede reducir la inflamación desde la raíz de contracciones nerviosas o espasmos musculares, así como disminuir el dolor que los pueda acompañar. El THC ataca las proteínas que causen inflamación, y elimina el dolor corporal que provocan las lesiones musculares.

4. Disminución de enfermedades neurológicas

El cannabis es conocido por sus propiedades neuroprotectoras. Estudios han revelado que el cannabis tiene la habilidad de hacer más lento el avance de muchas enfermedades neurológicas como el Alzheimer. También ayuda a reducir temblores y mejorar funciones motoras en pacientes con Parkinson. Otros estudios proponen que el THC bloquea la enzima en el cerebro que forma las placas amiloides. Estas placas son las responsables de matar células del cerebro e incluso causar Alzheimer.

Evidencia científica básica sugiere que el cannabis puede suprimir la excitotoxicidad neuronal y la neuroinflamación, además de ser potencialmente benéfico para identificar la formación de placas en el Alzheimer.

5. Depresión, TEPT, ansiedad y otras condiciones de salud mental

Los medicamentos que se usan hoy en día para varios problemas de salud mental trabajan en diversos grados, normalmente con efectos secundarios que pueden llegar a quitar su efectividad en el paciente. En cambio, el cannabis, ofrece una alternativa efectiva que es generalmente bien tolerada y con muy pocos efectos secundarios negativos.

Estudios realizados en humanos y animales han mostrado que cuenta con propiedades para reducir el estrés, además de efectos positivos al tratar el TEPT. En particular, las propiedades sedantes del cannabis pueden ayudar a mejorar la calidad de sueño y suprimir pesadillas. Un reciente estudio reveló que los síntomas del TEPT se redujeron un 75% al seguir un tratamiento con cannabis. [4]

6. Cáncer

Diferentes estudios han mostrado que el cannabis es muy efectivo para tratar los síntomas y efectos secundarios del cáncer. Puede aliviar náuseas y vómito, estimular el apetito y reducir los dolores provocados por esta enfermedad.

Además, la investigación sugiere que los cannabinoides podría tener propiedades anti-tumores, y la habilidad de inhibir diferentes progresos de las células cancerígenas. Como ejemplo, se ha encontrado que el CBD podría tener la habilidad de detener o ralentizar el cáncer, esto al disminuir la expansión de un gen llamado Id-1 en las agresivas células de cáncer de seno. [5] Además, la Asociación Estadounidense para la Investigación del Cáncer descubrió que el cannabis también funciona para frenar el crecimiento tumoral en el cerebro y los pulmones.

7. Epilepsia

Los compuestos del cannabis no sólo han mostrado que pueden reducir convulsiones epilépticas generales, sino también aquellas relacionadas con la resistencia al tratamiento de epilepsia, como el síndrome de Dravet. El cannabis puede ayudar a regular el sistema nervioso central y otras funciones corporales, jugando un papel importante en el manejo de las crisis epilépticas.

Si bien la evidencia que muestra la efectividad del cannabis en el tratamiento de la epilepsia está en desarrollo, hay un largo camino por recorrer para determinar cómo y por qué funciona.

8. Supresor de náuseas/Estimulante de apetito

Hay una cantidad considerable de evidencia que sugiere que el cannabis puede regular las náuseas y el vómito en el cuerpo humano. Particularmente el CBD puede suprimir estos padecimientos con un rango limitado de dosis. Cuando se ve afectado por condiciones como la anorexia, la depresión, la enfermedad de Crohn, entre otras; el cannabis puede ayudar a aumentar el apetito y obtener nutrimentos para el cuerpo.  Curiosamente, independientemente de los chistes de que la marihuana es la causante de los “munchies”, se ha demostrado que el cannabis aumenta el apetito y mejora la nutrición de los pacientes.

9. Glaucoma

En los 70s, se demostró que el cannabis disminuye la presión intraocular tanto en pacientes que experimentan presión normal como en aquellos que padecen glaucoma. La reducción de la presión ocular reduce el riesgo de que los pacientes padezcan glaucoma.

10. Ayuda a dormir

Cada vez hay más y más evidencia disponible de que la marihuana es efectiva para mejorar el sueño a corto plazo. Específicamente, el Delta-9 THC podría disminuir la latencia del sueño y el CBD podría ser terapéutico para el tratamiento del insomnio.

Investigaciones pertinentes el cannabis y el sueño siguen en curso, pero presentan numerosas oportunidades de resolver problemas del día a día para aquellos que tienen problemas relacionados al sueño.

En general, a pesar de las constantes investigaciones que se llevan a cabo sobre la marihuana, hay muchos beneficios médicos que trae consigo el uso del cannabis y sus derivados. Anteriormente se enlistaron sus principales usos, pero mientras la investigación siga creciendo y expandiéndose, las oportunidades también lo harán.

[1] https://nccih.nih.gov/research/statistics/NHIS/2012/about[2] https://books.google.ca/books?id=oGhTBPtq0JEC&pg=PA18&lpg=PA18&dq=pain+is+a+%2413.2+billion+market&source=bl&ots=rq2iztaDq4&sig=l37R7mK7YvEWBzyMinpAwqn3wzg&hl=en&sa=X&redir_esc=y#v=onepage&q=pain%20is%20a%20%2413.2%20billion%20market&f=false[3] https://www.drugandalcoholdependence.com/article/S0376-8716(17)30076-5/abstract[4] https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/02791072.2013.873843[5] http://mct.aacrjournals.org/content/6/11/2921

Plena Global cubre las necesidades de suministro de cannabis medicinal a nivel mundial a través de operaciones de cultivo destinadas a distribuidores autorizados de la flor GACP y de extractos de GMP